Entradas

A la hora de crear un blog o cualquier página web se puede caer en múltiples errores relacionados con el SEO que pueden tener un impacto negativo en las visitas. No cumplir con las políticas de Google puede suponer perder posiciones y no alcanzar un buen posicionamiento. Los buscadores disponen de mecanismos para identificar las prácticas poco limpias que tratan de engañar al algoritmo de Google. Conocer los errores más habituales puede servir para no volver a cometerlos.

– Rellenar la página de palabras clave:

Las keywords deben de utilizarse correctamente. No sirve de nada llenar el texto de palabras clave y ponerlas en todas partes. Antes, abusar de las keywords traía resultados positivos, pero el cambio en el algoritmo de Google se esfuerza por detectar contenido spam y de baja calidad, es decir, textos sobre cualquier cosa en los que se abusa de palabras clave. También hay que evitar etiquetar cada post con muchas más etiquetas de las necesarias. Las palabras clave han de ser variadas, estar bien repartidas y en una densidad adecuada. Para más información.

– Contenido duplicado:

Los motores de búsqueda penalizan a los sitios con contenido duplicado, ya que lo relacionan con el spam y los sitios de baja calidad. Existen dos casos:

– Muchas páginas con el mismo contenido, es decir, cuando hay bloques de contenido iguales o que coinciden muchísimo entre sí; como puede ser una tienda online que genera múltiples fichas de un mismo producto con escasas variaciones. En ese caso, el motor de búsqueda puede tener problemas a la hora de elegir que página es la adecuada para posicionar.

– Plagio de contenido de otras webs. En muchas ocasiones el bot de Google puede confundirse y considerar a la web que ha plagiado como emisora del contenido original.

– Enlaces rotos:

Google penaliza a los sitios con enlaces rotos dentro de su estructura. Localizar estos enlaces y corregirlos es una de las tareas imprescindibles en una estrategia de posicionamiento SEO.

– Ignorar las imágenes:

Las imágenes hacen SEO. Si se les presta la atención necesaria las imágenes pueden generar enormes cantidades de tráfico desde los buscadores. No hay que olvidarse del atributo Alt, que hace referencia al texto alternativo que aparecerá cuando la imagen no se haya cargado por alguna razón. Sirve para decirle a los buscadores qué contiene la imagen. El nombre del archivo es también un indicador del contenido de la imagen, debe ser corto y descriptivo, y no es necesario que se incluya tanta información como en la etiqueta Alt. Exif (Exchangeable image file format) es una especificación que permite implementar metadatos en las imágenes, no son visibles para los clientes, pero si son valorados en los buscadores. Además, hay que optimizar las imágenes a un tamaño y una resolución adecuada para que el sitio web no tarde mucho en cargar.

– Compra de enlaces:

Google lucha contra los enlaces fraudulentos. Tanto los de mala calidad como aquellos que muestran indicios de haber sido comprados y no obtenidos de forma natural. Google también penaliza a los participantes de redes y comunidades de enlaces.

– Utilizar siempre el mismo anchor text:

En la variedad está la clave y es importante jugar con distintas combinaciones. No sirve para nada utilizar siempre como anchor text la palabra clave por la que te quieres posicionar. La gran mayoría de los enlaces que apuntan hacia tu página web, un 40% / 50%, deberían ser enlaces que hacen referencia a tu marca, mientras que un 20% deberían ser llamadas a la acción, tipo: pulse aquí, más información, para saber más…

El proceso SEO se basa en la mejora continua, y si nos quedamos estancados, en cualquier momento nuestros competidores nos superarán. Además, recordamos que los algoritmos de los buscadores como el PageRank cambian continuamente, de manera que si no tenemos cuidado podríamos despertarnos cualquier día y ver que hemos sido relegados a la quinta o sexta página de resultados. Para mantener la buena posición que por fin hemos logrado, debemos supervisar nuestros proyecto SEO periódicamente. Una vez que hemos alcanzado nuestro objetivo, nos queda mucho trabajo por delante para mantenernos en las primeras posiciones. Existen algunos problemas frecuentes que se dan en SEO y que se pueden sintetizar en los siguientes:

– Los buscadores nos borran de la lista de resultados. Con toda seguridad el mayor y más preocupante problema con el que nos podríamos encontrar es que nos eliminen de un buscador, y, más aún, si se trata de Google. Si dependemos de nuestro ranking de búsqueda para mantener los clientes y las ventas, ser excluido de un buscador es una posibilidad aterradora. Incluso un único día sin aparecer en un buscador le puede costar mucho a nuestra empresa, no solo económicamente sino también en cuanto a la fidelidad del cliente.

Entonces, ¿qué podemos hacer si estamos en una posición privilegiada en el ranking un día y al siguiente nuestro sitio no se puede encontrar en los buscadores? Antes de presuponer que nos han eliminado, tenemos que asegurarnos buscando nuestro sitio usando el delimitador site. Es decir, realizaremos la siguiente búsqueda: site:www.misitioweb.es. Si estamos en Google (o el buscador que corresponda) aparecerán las páginas que el robot haya indizado. Si estamos en Google, pero no aparecemos en las páginas de resultados para las palabras clave que nos representan, entonces puede que nos hayan penalizado. Tanto si nos han penalizado como si nos han eliminado, lo mejor es que tratemos de ponernos en contacto con el buscador para saber cuál es el problema exactamente y así poder solucionarlo.

– Robo de contenido. Otro de los principales problemas con el que nos podríamos encontrar en nuestros esfuerzos SEO es el robo de contenido de nuestro sitio web. Normalmente, esto lo lleva a cabo un sitio web que utiliza un robot “ladrón” para copiar el contenido de nuestro sitio.
Si el robot encuentra nuestro sitemap, recogerá el contenido de este aun con mayor facilidad. Pero, incluso sin un sitemap XML, un robot puede robar el contenido de nuestro sitio. La mejor manera de saber cuándo ha sido indexada nuestra página por un robot es examinar los registros del servidor. Normalmente, veremos una petición del archivo robots.txt en el registro de archivo. Cerca de esa petición o solicitud deberíamos observar el nombre del rastreador que solicitó el mapa del sitio. Una vez que el rastreador que queramos que acceda a nuestro sitio web lo haya rastreado, podemos eliminar el archivo. Esto solo dificultará que los hackers se aprovechen de nuestro mapa del sitio, pero no lo impedirá.

– Fraude por clic. El fraude por clic es muy difícil de controlar. Si sospechamos que nuestros anuncios PPC están siendo objeto del fraude por clic, debemos informar inmediatamente a nuestro proveedor PPC.

Saltarse las directrices de Google puede acarrear penalizaciones y, en casos extremos, la desaparición del blog en los resultados de búsqueda. En el siguiente artículo vamos a compartir una serie de consejos para que nuestro blog sea bien visto a los ojos de Google y no sea penalizado:

Crear contenido original

Si queremos mantenernos alejados de las sanciones de Google no debemos utilizar contenido duplicado o copiado en nuestro blog. El contenido original es la mejor manera de atraer tráfico al blog y satisfacer a Google.

Google premia los posts largos y con un contenido atractivo. También es importante incluir Incluye gran cantidad de referencias y enlaces a sitios web de autoridad sobre la materia tratada.

Conseguir enlaces de calidad

No sirve de nada que nuestra URL aparezca en miles de blogs o webs si estos no tienen nada que ver con la temática de nuestro blog. Los blogs que tienen gran cantidad de enlaces entrantes procedentes de sitios web irrelevantes están jugando con fuego, y tienen bastantes probabilidades de ser penalizados por Google. Hay que asegurarse de que todas las páginas web de destino estén dentro del nicho, o estrechamente relacionados con él.

Diversificar el “Anchor text”

Hasta el año pasado, la mayoría de expertos en SEO recomendaban el uso de palabras clave como texto de anclaje, sin embargo, las cosas han cambiado. Google empieza a penalizar los sitios que incluyen directamente los enlaces en las palabras clave. Hoy en día se prima la variedad en el de anchor text, hay que jugar con distintas combinaciones. Por ejemplo, si tenemos un blog de “posicionamiento web SEO”, deberíamos utilizar combinaciones como:

–          Nombre de marca + posicionamiento web SEO

–          Saber más

–          La URL directamente

–          SEO para tu web

Apostar por un diseño “Responsive”

Dado que cerca del 50% del total de las búsquedas en Google provienen de dispositivos móviles, se recomienda encarecidamente tener una versión adapta al móvil del blog. A ese tipo de diseño se le conoce como “responsive”. Google ha lanzado recientemente una nueva actualización de su algoritmo que da prioridad a los sitios web con una versión móvil.

Fortalecer la imagen de marca

Las “marcas” son más propensas a escapar de las sanciones de los motores de búsqueda. Es importante contar con un logotipo, una dirección física y un número de teléfono en la página de contacto. También hay que tener presencia en los medios sociales (Facebook, Twitter, Google plus, Pinterest, Instagram…), y contactar con los seguidores con regularidad. Cuanta más seguidores e interacciones se tengan en redes sociales más fuerte será la imagen de la marca. Eso sí, no hay que manipular las interacciones creando falsos seguidores. Google puede detectarlo y penalizar al blog.

Las reglas del posicionamiento SEO en  buscadores cambian y evolucionan año tras año. Nada puede darse por sentado. A todos los profesionales del ámbito del posicionamiento no les queda otra que “adaptarse o morir”. Lo que servía un año puede ser causa de penalizaciones el siguiente, y viceversa.

1. Ya no basta con conseguir clics en la página web

Hace años bastaba con conseguir el “clic” en tu web. Ahora los motores de búsqueda se centran en cómo las personas interactúan con el sitio. Hay que satisfacer al usuario: ¿Encuentran los usuarios las respuestas que están buscando cuando entran en su sitio? o ¿entran y salen?

2. Las palabras clave no son el principio y el fin de todo

Hay que hacer algo más que incluir palabras clave en el título y el cuerpo del artículo. Google presta atención alcontenido y al valor del artículo. Antes, si se quería posicionar una web bajo la palabra clave“restaurantes en vseo posicionamiento webalencia”, bastaba con incluirla tres o cuatro veces en el post. Pero a día de hoy los profesionales del posicionamiento web no debemos pensar exclusivamente en insertar hasta la saciedadlas palabras clave y sus variaciones, se debe tener un pensamiento más global. Para optimizar semánticamente una página web se debe tener una visión temática, incluir  palabras y frases que tengan relación con esa palabra clave principal.Un abuso de la Keyword puede ser motivo de sanción por parte de Google, justo lo contrario de lo que se pretende.

3. Hay que centrarse en la experiencia del usuario.

Si el sitio web no tiene una navegación sencilla, difícilmente conseguirá retener a los visitantes. La única forma de aumentar la participación de los usuarios y reducir el porcentaje de abandono es mejorando la usabilidad web. Pero… ¿Cómo conseguirlo?:

• Instalando un mapa de calor para poder estudiar el comportamiento de los usuarios. Esto puede ayudar a entender cómo se está utilizando el sitio web y dónde se pueden hacer mejoras.

• Evitando la publicación de contenido irrelevante. Los mensajes deben ser claros, concisos y fáciles de entender.

• Mejorando la velocidad de carga de las páginas para que los usuarios no abandonen su sitio debido a la frustración.

• Optando por un diseño simple y coherente en cada página. Hay que elegir colores atractivos visualmente para los usuarios, pero que no distraigan la atención. También se debe apostar por un menú de navegación razonable, sin abusar de los sub-menús, y evitar el “scroll” infinito.

• Apostando por un diseño web responsive que se adapte a los diferentes formatos de dispositivos de acceso

En general, está claro que la usabilidad y experiencia de usuario son factores importantes a tener en cuenta, no sólo por el posicionamiento en los motores de búsqueda, sino también para el beneficio de su empresa en conjunto.

4. Utilizar imágenes únicas.

Como todos sabemos, las imágenes son de gran ayuda para posicionar una web siempre y cuando se cuide el nombre que se le pone al archivo, se optimice la etiqueta alt, el título, la descripción y la leyenda. Pero además de todo esto, también es importante utilizar imágenes originales. Cuando hablamos de imágenes, es necesario tener mucho cuidado durante su búsqueda. No se puede usar Google para recoger cualquier imagen y añadirla en el artículo sin más; muchas de estas imágenes pueden estar protegidas por derechos de autor. Se deben utilizar sitios libres o sitios de pago para encontrar la imagen adecuada para el artículo, aunque lo más adecuado sería producir imágenes personalizadas.

5. Conseguir enlaces de calidad

En este caso es mejor calidad que cantidad. Es mejor tener pocos enlaces y de calidad que muchísimos enlaces irrelevantes, de poco peso e innecesarios. Es importante tratar de incluir enlaces en páginas con cierta autoridad y que estén relacionados con la materia de tu sitio web.

6. Apostar por las redes sociales

Google clasifica las entradas de los blogs y los sitios web en función de su relevancia. Además de determinar su credibilidad en función de los enlaces que reciben, también tiene en cuenta las veces que se comparte en redes sociales. Hay que tener muy claro que Google ama Google+, así que toda empresa debería dedicar, al menos, 10 minutos diarios a supágina de Google+, ya sea para publicar algo en su perfil de negocio, o publicar su contenido en las comunidades de Google+.

Hace cinco años era muy sencillo conseguir una buena posición en el ranking de Google. Bastaba con comprar o intercambiar enlaces (enlaza mi sitio y yo enlazaré el tuyo), además de incluir los enlaces en sitios de marcadores, widgets o directorios de poca calidad.

El continuo cambio en los algoritmos de los buscadores de internet ha provocado que el linkbuilding, construcción de enlaces, evolucione para adaptarse a las nuevas exigencias. Lo que antes era considerado como bueno, ahora es nocivo. El linkbuilding ha ido alcanzado un nivel de complejidad mucho mayor con el paso de los años, cada vez es más complicado realizarlo con eficacia.

Google desarrolló Penguin, un algoritmo creado para perseguir las prácticas de webspam, entre las que se incluía la compra de enlaces, el spinning (creación de un artículo a partir de diferentes versiones de uno original), los links escondidos… Muchos sitios web fueron descubiertos y penalizados por el nuevo algoritmo. Por eso es fundamental respetar las directrices de Google y generar links “válidos”.

– Hoy en día prima la calidad de los enlaces frente a la cantidad. Es preferible generar pocos enlaces de calidad que muchos que tengan poco valor.

– Los enlaces deben de ser naturales. Se puede realizar Guest posting, es decir, escribir voluntariamente en otras webs, blogs o diarios electrónicos a cambio de incluir un enlace en el texto escrito. Para conseguirlo, es fundamental hacer un estudio sobre las páginas, blogs o diarios relacionados con la temática de tu sitio web. Google premia a los sitios web que generan contenido original y de calidad.

– Hay que ser creativo a la hora de generar el anchor text o texto de enlace. Penguin insiste en que hay que utilizar el nombre de la marca, por ejemplo, si quisiésemos posicionar la palabra “posicionamiento web”, tendríamos que poner algo parecido a esto: PrositiosWeb, empresa de posicionamiento web en Valencia. También se pueden emplear otros textos que no tengan ninguna asociación concreta con la web como: “visita mi web”. Los enlaces con keywords en el anchor text no deben de superar el 20% del total.

No abusar de las Keywords. No hay que llenar el texto con la misma keyword, hay que hacer uso del sentido común y de la mesura. No sirve de nada colocar la palabra clave de manera abusiva.

– Hay que distribuir los enlaces. Hay que evitar que todos nuestros enlaces apunten a la home o a una única página del sitio web. El éxito está en la variedad.

– Hay que centrarse en nuestro nicho de mercado, es decir, si se quiere posicionar una web de cirugía, lo lógico es construir los enlaces con otras páginas que tengan una temática afín.

– Dinamizar los contenidos a través de las distintas redes sociales.

El SEO es como la comida y el agua para un sitio web. Existen infinitas maneras de afrontar y de realizar el posicionamiento web, no hay una receta única, pero no siempre se apuesta por la más acertada. Cuando esto ocurre, además de no conseguir la meta final, se corre el riesgo de ser penalizado por Google. Violar las directrices del buscador más utilizado en el Mundo a nivel general puede hacer desaparecer tu sitio web de las primeras posiciones. Y ya se sabe que si no apareces en Google prácticamente es como si no existieses.

Realizar una buena estrategia de contenidos:

Los Webmasters y los expertos en SEO tienen un dicho: “El contenido es el rey”. El contenido de un sitio web, incluso más que sus productos, es lo que atrae a los visitantes. Hay dos aspectos fundamentales a analizar cuando se estudia el contenido de una web: cantidad y calidad.

La calidad hace referencia a la riqueza del contenido. El texto debe estar bien escrito, sin errores, ser rico en palabras clave, informativo e interesante. Hay que evitar los textos que únicamente buscan el posicionamiento, con contenido vacio y poco relevante para los lectores.

La cantidad, por otro lado, hace referencia a la actualización de los contenidos. Un usuario puede consultar un artículo informativo una vez, o incluso dos o tres veces, pero si el contenido del sitio web nunca se actualiza, con el tiempo, no habrá ninguna razón para que vuelva. ¿Con qué frecuencia se debe añadir nuevo contenido al sitio? Aquí es donde los expertos difieren. Algunos dicen que una vez por semana suele ser suficiente. Otros dicen que dos veces al día, por lo menos. Depende de la naturaleza del sitio; un blog comercial de un sitio web debe ser actualizado una vez – o incluso dos veces – por día. El contenido estático, sin embargo, se puede variar una o dos veces a la semana.

Hay que hacer cambios constantes en la página:

“No puedes quedarte estancado y pensar que vas a poder competir sin realizar actualizaciones”, afirma Miguel Ángel Juan, consultor SEO, especialista en posicionamiento Web SEO y SEM. Los cambios no tienen que ser drásticos, pero es importante reformular cada “x” tiempo el código de la página y sus contenidos. El SEO es una carrera de fondo, hay que evitar las prisas.

Aspectos técnicos:

La URL debe dotar de significado a los contenidos. Es fundamental resaltar en la Url las palabras clave, siempre y cuando parezca natural y no lleve a la desconfianza del usuario. Además, se deben resaltar las keywords en el primer párrafo, en las dos o tres primeras oraciones, para que los motores de búsqueda relacionen el contenido con el título.

El uso de encabezamientos H1-H2 también es importante, ya que con ello se consigue que la lectura sea más fácil y agradable. Tampoco hay que olvidarse de la optimización de las imágenes. Una imagen puede explicar mejor el contenido que el propio texto, por eso, es necesario incluir el atributo alt, ya que con esta etiqueta los buscadores pueden saber cuál es la temática de la imagen. Además, los nombres de archivo de las imágenes deben tener significado, ya que los buscadores pueden leerlos.

Tres años ha durado el proyecto Google Authorship. Tres años en los que Google ha tratado de acabar con el anonimato de los contenidos en la red. Tres años en los que se ha mostrado el nombre del autor y la foto de su perfil de Google+ en la página de resultados del buscador.

Google Authorship tenía distintos objetivos: mejorar la reputación del autor y de su contenido, impulsar la plataforma Google+, y ofrecerle al usuario un valor añadido en los resultados de las búsquedas que le ayudara a tomar una elección sobre qué opción escoger.

Los responsables de Google afirmaban que: “Dentro de los resultados de la búsqueda, la información vinculada a los perfiles en línea verificados será clasificada como contenido superior a los que no posean dicha verificación, lo que se traducirá en mayores clicks”.

Pero el proyecto no ha cumplido con las expectativas generadas. Google lo ha ido eliminando progresivamente. El 25 de Junio del 2014 dejó de aparecer la foto del autor en los resultados de las búsquedas, y el 29 de agosto, Google anunció que el motor de búsqueda ya no iba a mostrar el AuthorShip en sus resultados y que tampoco iba a seguir mostrando el nombre del autor en los resultados. John Mueller, responsable de Google Webmaster, confirmó la noticia:

“He estado involucrado desde que empezamos a probar marcas de autoría y mostrarlas en los resultados de búsqueda. Hemos recibido gran cantidad de información útil de todos los webmasters y usuarios, y hemos ajustado y actualizado el reconocimiento y la visualización de la información de autoría que teníamos. Por desgracia, también hemos observado que esta información no es tan útil para nuestros usuarios como esperábamos, e incluso puede distraer la atención de esos resultados. Con esto en mente, hemos tomado la difícil decisión de dejar de mostrar la autoría en los resultados de búsqueda”.

Principales motivos:

El motivo principal de esta decisión se debe a la poca propagación y uso de la herramienta por parte de de usuarios y webmasters. La implementación del etiquetado y la correcta configuración ha sido muy baja, habiendo muchos sectores donde no se ha popularizado.

También se puede leer entre líneas y afirmar que la presencia de la foto de los autores en los resultados estaba reduciendo el volumen de clics en los anuncios patrocinados (Adwords).

Además, lo que tenía que ser un sistema que diese relevancia a aquellos usuarios experimentados en una temática, en contra de autores sin ningún tipo de experiencia o spammers, se ha convertido en un sistema impreciso. Y es que mostrar la foto o el nombre al lado de un resultado de búsqueda da una apariencia muy profesional pero no significa que quien haya escrito un determinado artículo sea un experto en la materia. Google afirma que el sistema “no mejoró sustancialmente la calidad de los contenidos”.

Google también reconoce que, una vez quitadas las imágenes de los autores en los SERPs, no se observaron grandes variaciones en las clicks. Lo que les llevó a pensar que en realidad mostrar o no mostrar el autor en los resultados de búsqueda no tenía apenas ningún valor para el usuario

La pregunta es evidente: ¿Abandonará Google su idea de encontrar una forma de identificar y establecer al autor como factor relevante entre los resultados de búsqueda, identificándolo de otras formas?.